/ domingo 27 de agosto de 2023

Miles de adultos mayores viven al día y sin pensión

Hombres y mujeres mayores de 60 años no tienen un trabajo formal

Desde los 15 años de edad, José Miguel Puentes andaba afuera del Mercado Juárez vendiendo quesos asaderos y bollos. Las calles de Torreón fueron testigos de que, una canasta y su ímpetu eran sus acompañantes para salir adelante.

José Miguel nunca tuvo hijos y vive solo con su hermana, quien se encarga del hogar mientras él busca el sustento de ambos dentro del comercio informal, lo cual le ha impedido contar con los beneficios que brinda un empleo establecido.

Si hace falta eso del seguro, pero cómo iba a sacarlo si nunca trabajé, siempre anduve aquí vendiendo. Ahora sólo estoy esperando la ayuda de Obrador, metí mis papeles en enero y recibí mi tarjeta, pues es la única manera, porque otro tipo de pensión ya no “.

Te puede interesar: Se manifiestan para exigir una educación libre y de calidad para los niños

Hay días en los que no hay tanto trabajo, lo que resulta angustiante, porque además de alimentarse, hay que pagar las cuentas.

Para mayo de 2023, en México la población ocupada en la informalidad laboral fue de 32.1 millones de personas y la Tasa de Informalidad Laboral fue de 55.2 por ciento de la población ocupada, de acuerdo a los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI.

La ocupación en el sector informal considera a todas las personas que trabajan para unidades económicas que operan sin registros contables y que funcionan a partir de los recursos del hogar, o de la persona que encabeza la actividad, sin estar constituida como empresa.

Las calles: su refugio

Y es en las calles donde estas personas encuentran la manera más sencilla de ganarse la vida, como don José Morales, quien a sus 65 años sigue ofreciendo apoyo a los automovilistas del centro de Torreón como “viene viene”; tras un accidente de albañilería (que lo llevó incluso a varias intervenciones quirúrgicas del codo) ya no pudo continuar con su trabajo.

“En la calle también se arriesga mucho uno a varias cosas; he tenido hasta pleitos con varias personas y pues tampoco completo con lo que se gana, a veces tienes que andar buscando por otros lados. Aquí a veces me llevo 100 o 120 (pesos) diarios, cuando mucho 200 si hay demasiado trabajo”.

Les ‘echa aguas’ para llevar dinero a casa. / Foto: Analí Castañeda | El Sol de La Laguna

Dijo que no es opción salir a buscar el sustento de cada día y en ocasiones tiene que buscar otras alternativas para complementar sus ingreso. Ayuda en limpieza de casas, tirar escombro o algunas otras actividades que pueda realizar aun con las limitaciones por su lesión y por la edad.

Aunque no tiene hijos ni pareja, comparte gastos y vivienda con sus hermanos, la situación no le resulta fácil y para lograr la supervivencia se ve en la necesidad de pasar fuera de casa más de 8 horas al día, tolerando inclemencias del tiempo.

Yo no tengo estudios, ni siquiera sé leer y siempre trabajé en la calle por eso es que no puedo pensar en buscar otro tipo de trabajo y menos en tener seguro o alguna pensión, por eso la necesidad me ha hecho buscar todo tipo de trabajo en la calle”, concluyó don José.

Adultos mayores en la pobreza

De acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), 46.8 millones de personas se encuentran en situación de pobreza a nivel nacional, de las cuales un 37.9 por ciento son adultos mayores de 65 años; el 31.6 por ciento son mujeres y un 30.5, hombres.

El Coneval señala que si bien la población mayor presenta una menor incidencia de pobreza que el resto de las personas, este sector está expuesto a la reducción de capacidades físicas y el retiro del mercado laboral, así como a condiciones específicas de salud y educación, entre otros factores.

La implementación de políticas públicas en favor de los adultos mayores ha sido importante para la reducción de los índices de pobreza; actualmente son 10 millones 259 mil 861 derechohabientes los que tienen acceso al Programa de Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores, que brinda apoyo monetario sin distinciones para las personas mayores en México.

Un ejemplo de fuerza e independencia

Con limitaciones físicas pero con mucho empeño, deseos de independencia y libertad, doña Maura Gómez ha trabajado por 46 años en un puesto del centro de Lerdo, en el que vende juguetes y que fue el legado que dejó su tío.

Pero así es como esta amable señora forma parte de las estadísticas de esos ‘abuelitos’ que tienen que trabajar para sobrevivir, en lugar de pasar su vejez en calma, en casa descansando y procurando únicamente su bienestar.

“A mi me gusta trabajar y que nadie me mantenga; me queda un hijo y él si se enoja y me regaña porque no quiere que venga a trabajar, pero a mi no me gusta depender de nadie ni vivir con nadie, también vivo sola y me gusta valerme por mí misma todavía a pesar de que ya tengo 86 años, pero todavía puedo”.

Doña Maura trabaja para no depender de nadie. / Foto: Analí Castañeda | El Sol de La Laguna

Este ha sido su medio de sustento desde que quedó viuda; a pesar de que su esposo tenía trabajo formal no tuvo derecho a pensión; le dieron solo lo que tenía ahorrado al momento y poco duró, porque de ella dependían sus dos hijos (uno de ellos al poco tiempo falleció).

Pero fue gracias a este espíritu de lucha de Maura y a su trabajo, pero sobre todo a los valores que les inculcó, que sus hijos pudieron concluir sus estudios profesionales.

No todo ha sido fácil, desde muy joven tiene problemas de audición debido a un atraco: “Estoy así porque aquí mismo me asaltaron hace muchos años unos muchachos y todo por quitarme los cigarros; me golpearon muy fuerte la cabeza y desde entonces no escucho bien”.

También padece glaucoma y su vista se ha debilitado con el pasar de los años. Está consciente que quizá pronto tenga que dejar el puesto; su nieto le ayuda y está al pendiente de ella pero aun tiene ganas, fuerza y entusiasmo para seguir trabajando porque asegura que lo que la mantiene de pie es sentirse útil y seguirá hasta que Dios se lo permita.

Existe un rezago educativo

  • La carencia social con mayor incidencia en este grupo poblacional es el rezago educativo, con el 49.1%.
  • El 28.8% carece de seguridad social.
  • Solo el 33.1% tiene acceso a pensión contributiva.
  • El 9.8% de la población mayor trabajaba de forma subordinada.
  • 8.7 millones de personas de 65 años o más reciben pensión, ya sea contributiva, no contributiva o ambas; esto fue equivalente al 73% del total de este grupo poblacional.

FUENTE: CONEVAL

Desde los 15 años de edad, José Miguel Puentes andaba afuera del Mercado Juárez vendiendo quesos asaderos y bollos. Las calles de Torreón fueron testigos de que, una canasta y su ímpetu eran sus acompañantes para salir adelante.

José Miguel nunca tuvo hijos y vive solo con su hermana, quien se encarga del hogar mientras él busca el sustento de ambos dentro del comercio informal, lo cual le ha impedido contar con los beneficios que brinda un empleo establecido.

Si hace falta eso del seguro, pero cómo iba a sacarlo si nunca trabajé, siempre anduve aquí vendiendo. Ahora sólo estoy esperando la ayuda de Obrador, metí mis papeles en enero y recibí mi tarjeta, pues es la única manera, porque otro tipo de pensión ya no “.

Te puede interesar: Se manifiestan para exigir una educación libre y de calidad para los niños

Hay días en los que no hay tanto trabajo, lo que resulta angustiante, porque además de alimentarse, hay que pagar las cuentas.

Para mayo de 2023, en México la población ocupada en la informalidad laboral fue de 32.1 millones de personas y la Tasa de Informalidad Laboral fue de 55.2 por ciento de la población ocupada, de acuerdo a los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI.

La ocupación en el sector informal considera a todas las personas que trabajan para unidades económicas que operan sin registros contables y que funcionan a partir de los recursos del hogar, o de la persona que encabeza la actividad, sin estar constituida como empresa.

Las calles: su refugio

Y es en las calles donde estas personas encuentran la manera más sencilla de ganarse la vida, como don José Morales, quien a sus 65 años sigue ofreciendo apoyo a los automovilistas del centro de Torreón como “viene viene”; tras un accidente de albañilería (que lo llevó incluso a varias intervenciones quirúrgicas del codo) ya no pudo continuar con su trabajo.

“En la calle también se arriesga mucho uno a varias cosas; he tenido hasta pleitos con varias personas y pues tampoco completo con lo que se gana, a veces tienes que andar buscando por otros lados. Aquí a veces me llevo 100 o 120 (pesos) diarios, cuando mucho 200 si hay demasiado trabajo”.

Les ‘echa aguas’ para llevar dinero a casa. / Foto: Analí Castañeda | El Sol de La Laguna

Dijo que no es opción salir a buscar el sustento de cada día y en ocasiones tiene que buscar otras alternativas para complementar sus ingreso. Ayuda en limpieza de casas, tirar escombro o algunas otras actividades que pueda realizar aun con las limitaciones por su lesión y por la edad.

Aunque no tiene hijos ni pareja, comparte gastos y vivienda con sus hermanos, la situación no le resulta fácil y para lograr la supervivencia se ve en la necesidad de pasar fuera de casa más de 8 horas al día, tolerando inclemencias del tiempo.

Yo no tengo estudios, ni siquiera sé leer y siempre trabajé en la calle por eso es que no puedo pensar en buscar otro tipo de trabajo y menos en tener seguro o alguna pensión, por eso la necesidad me ha hecho buscar todo tipo de trabajo en la calle”, concluyó don José.

Adultos mayores en la pobreza

De acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), 46.8 millones de personas se encuentran en situación de pobreza a nivel nacional, de las cuales un 37.9 por ciento son adultos mayores de 65 años; el 31.6 por ciento son mujeres y un 30.5, hombres.

El Coneval señala que si bien la población mayor presenta una menor incidencia de pobreza que el resto de las personas, este sector está expuesto a la reducción de capacidades físicas y el retiro del mercado laboral, así como a condiciones específicas de salud y educación, entre otros factores.

La implementación de políticas públicas en favor de los adultos mayores ha sido importante para la reducción de los índices de pobreza; actualmente son 10 millones 259 mil 861 derechohabientes los que tienen acceso al Programa de Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores, que brinda apoyo monetario sin distinciones para las personas mayores en México.

Un ejemplo de fuerza e independencia

Con limitaciones físicas pero con mucho empeño, deseos de independencia y libertad, doña Maura Gómez ha trabajado por 46 años en un puesto del centro de Lerdo, en el que vende juguetes y que fue el legado que dejó su tío.

Pero así es como esta amable señora forma parte de las estadísticas de esos ‘abuelitos’ que tienen que trabajar para sobrevivir, en lugar de pasar su vejez en calma, en casa descansando y procurando únicamente su bienestar.

“A mi me gusta trabajar y que nadie me mantenga; me queda un hijo y él si se enoja y me regaña porque no quiere que venga a trabajar, pero a mi no me gusta depender de nadie ni vivir con nadie, también vivo sola y me gusta valerme por mí misma todavía a pesar de que ya tengo 86 años, pero todavía puedo”.

Doña Maura trabaja para no depender de nadie. / Foto: Analí Castañeda | El Sol de La Laguna

Este ha sido su medio de sustento desde que quedó viuda; a pesar de que su esposo tenía trabajo formal no tuvo derecho a pensión; le dieron solo lo que tenía ahorrado al momento y poco duró, porque de ella dependían sus dos hijos (uno de ellos al poco tiempo falleció).

Pero fue gracias a este espíritu de lucha de Maura y a su trabajo, pero sobre todo a los valores que les inculcó, que sus hijos pudieron concluir sus estudios profesionales.

No todo ha sido fácil, desde muy joven tiene problemas de audición debido a un atraco: “Estoy así porque aquí mismo me asaltaron hace muchos años unos muchachos y todo por quitarme los cigarros; me golpearon muy fuerte la cabeza y desde entonces no escucho bien”.

También padece glaucoma y su vista se ha debilitado con el pasar de los años. Está consciente que quizá pronto tenga que dejar el puesto; su nieto le ayuda y está al pendiente de ella pero aun tiene ganas, fuerza y entusiasmo para seguir trabajando porque asegura que lo que la mantiene de pie es sentirse útil y seguirá hasta que Dios se lo permita.

Existe un rezago educativo

  • La carencia social con mayor incidencia en este grupo poblacional es el rezago educativo, con el 49.1%.
  • El 28.8% carece de seguridad social.
  • Solo el 33.1% tiene acceso a pensión contributiva.
  • El 9.8% de la población mayor trabajaba de forma subordinada.
  • 8.7 millones de personas de 65 años o más reciben pensión, ya sea contributiva, no contributiva o ambas; esto fue equivalente al 73% del total de este grupo poblacional.

FUENTE: CONEVAL

Local

Durango tiene a un gobernador sensible con la economía familiar: Andrés Osorno Sarabia

Programa a descuentos en pagos de refrendos y replaqueo se amplía hasta el 31 de julio

Doble Vía

Organizan festival de música electrónica en Reserva Natural Protegida Dunas de Bilbao

Se trata de un lugar donde habitan especies animales y vegetales en peligro de extinción

Doble Vía

¿Por qué se dice que abrir un paraguas al interior de tu casa es de mala suerte?

Por mucho tiempo, los humanos han asociado el abrir una sombrilla en interiores con la mala suerte

Torreón

Revisan avances en perforación de nuevos pozos de agua y reposición de tuberías

SIMAS insistirá en la búsqueda de apoyo federal para la reposición de tuberías antiguas

Local

Coahuila en alerta: Ciclón Beryl impactará a La Laguna con fuertes lluvias y tolvaneras

Se prevé la llegada de un nuevo ciclón tropical llamado 'Beryl' en las próximas 48 horas

Local

Se esperan chubascos y fuertes rachas de viento en Coahuila

Se anticipa un ambiente de templado a cálido por la tarde y vientos variables de 15 a 30 km/h