/ viernes 7 de julio de 2023

Cenote “El Hundido”, la joya natural que comparten Coahuila, Durango y Chihuahua

Te presentamos el cenote ‘El Hundido’ el paraje natural que comparten Coahuila, Durango y Chihuahua.

Si estás buscando un destino para tus próximas vacaciones de invierno, te presentamos una joya natural perfecta para disfrutar en familia. Se trata del cenote 'El Hundido', ubicado en la zona que comparten los estados de Chihuahua, Coahuila y Durango.

Este impresionante cenote es el más grande de Chihuahua y se encuentra escondido en el desierto de Jiménez. Alberga un secreto sobre su origen y es un magnífico cuerpo de agua dulce situado en el municipio de Jiménez, cerca de la "Sierra del Diablo" en el sur de Chihuahua.

¿Cómo llegar al Cenote ‘El Hundido’?

Acceder a 'El Hundido' no es un viaje sencillo. Según las estimaciones de Google Maps, el viaje desde la ciudad de Torreón puede tomar alrededor de 5 horas y media, transitando por la carretera Torreón-Jiménez y la Autopista México 49, que incluye peajes.

El cenote 'El Hundido' es una entrada fascinante que alberga una pequeña isla formada por rocas y tierra acumuladas a lo largo de décadas. Además, cuenta con una laguna de amplias dimensiones, comparable al tamaño de un estadio de fútbol profesional.

Origen de cenote ‘El Hundido’

La historia del origen de 'El Hundido' es fascinante y envuelta en misterio. Don Luis Martínez, originario de La Laguna, descubrió este tesoro natural hace más de medio siglo y lo mantuvo en secreto durante décadas para protegerlo de la intervención gubernamental.

Existen varias teorías locales sobre el origen de este cenote. Algunos creen que fue formado por el impacto de un meteorito que abrió esta cavidad y dio paso a los ríos subterráneos que desembocan en Cuatro Ciénegas, Coahuila. Otros señalan que se formó por la erosión causada por el flujo del agua a lo largo de los años, colapsando las rocas del terreno.

Además de su fascinante origen, 'El Hundido' ha sido testigo de civilizaciones antiguas. Se han encontrado fósiles de animales prehistóricos, así como puntas de flechas y lanzas utilizadas por nuestros ancestros. Sin duda, este lugar guarda una historia que trasciende en el tiempo.

Este majestuoso cenote es considerado un tesoro natural del "Estado Grande". Aunque llegar a él requiere tiempo y esfuerzo, la belleza y la singularidad de 'El Hundido' lo convierten en un destino turístico único en la región.

Es importante destacar que el cenote 'El Hundido' también cumple una función vital en la región. A través de un sistema de extracción de agua, se utiliza para el riego de cultivos y el abastecimiento de agua para el ganado en un entorno desértico que depende de esta fuente vital.

Lamentablemente, el cenote 'El Hundido' fue escenario de una tragedia. El propietario del lugar, el doctor Rodolfo Antonio Martínez Torres, hijo del descubridor Luis Martínez, sufrió un accidente fatal al caer al fondo del cenote mientras realizaba labores de mantenimiento. A pesar de los esfuerzos de los equipos de rescate, no fue posible salvar su vida.

A partir de este trágico incidente, 'El Hundido' se vinculará con la memoria de este accidente. Sin embargo, las cualidades de maravilla natural y los sueños que Martínez Torres tenía para el lugar se mezclan con la historia de quien reveló al mundo este tesoro chihuahuense.

Visitar 'El Hundido' es una experiencia que permite conectarse con la naturaleza y explorar uno de los fenómenos geológicos más impresionantes de la región. A pesar de las dificultades para llegar, vale la pena descubrir este tesoro escondido entre los estados de Chihuahua, Coahuila y Durango.


Si estás buscando un destino para tus próximas vacaciones de invierno, te presentamos una joya natural perfecta para disfrutar en familia. Se trata del cenote 'El Hundido', ubicado en la zona que comparten los estados de Chihuahua, Coahuila y Durango.

Este impresionante cenote es el más grande de Chihuahua y se encuentra escondido en el desierto de Jiménez. Alberga un secreto sobre su origen y es un magnífico cuerpo de agua dulce situado en el municipio de Jiménez, cerca de la "Sierra del Diablo" en el sur de Chihuahua.

¿Cómo llegar al Cenote ‘El Hundido’?

Acceder a 'El Hundido' no es un viaje sencillo. Según las estimaciones de Google Maps, el viaje desde la ciudad de Torreón puede tomar alrededor de 5 horas y media, transitando por la carretera Torreón-Jiménez y la Autopista México 49, que incluye peajes.

El cenote 'El Hundido' es una entrada fascinante que alberga una pequeña isla formada por rocas y tierra acumuladas a lo largo de décadas. Además, cuenta con una laguna de amplias dimensiones, comparable al tamaño de un estadio de fútbol profesional.

Origen de cenote ‘El Hundido’

La historia del origen de 'El Hundido' es fascinante y envuelta en misterio. Don Luis Martínez, originario de La Laguna, descubrió este tesoro natural hace más de medio siglo y lo mantuvo en secreto durante décadas para protegerlo de la intervención gubernamental.

Existen varias teorías locales sobre el origen de este cenote. Algunos creen que fue formado por el impacto de un meteorito que abrió esta cavidad y dio paso a los ríos subterráneos que desembocan en Cuatro Ciénegas, Coahuila. Otros señalan que se formó por la erosión causada por el flujo del agua a lo largo de los años, colapsando las rocas del terreno.

Además de su fascinante origen, 'El Hundido' ha sido testigo de civilizaciones antiguas. Se han encontrado fósiles de animales prehistóricos, así como puntas de flechas y lanzas utilizadas por nuestros ancestros. Sin duda, este lugar guarda una historia que trasciende en el tiempo.

Este majestuoso cenote es considerado un tesoro natural del "Estado Grande". Aunque llegar a él requiere tiempo y esfuerzo, la belleza y la singularidad de 'El Hundido' lo convierten en un destino turístico único en la región.

Es importante destacar que el cenote 'El Hundido' también cumple una función vital en la región. A través de un sistema de extracción de agua, se utiliza para el riego de cultivos y el abastecimiento de agua para el ganado en un entorno desértico que depende de esta fuente vital.

Lamentablemente, el cenote 'El Hundido' fue escenario de una tragedia. El propietario del lugar, el doctor Rodolfo Antonio Martínez Torres, hijo del descubridor Luis Martínez, sufrió un accidente fatal al caer al fondo del cenote mientras realizaba labores de mantenimiento. A pesar de los esfuerzos de los equipos de rescate, no fue posible salvar su vida.

A partir de este trágico incidente, 'El Hundido' se vinculará con la memoria de este accidente. Sin embargo, las cualidades de maravilla natural y los sueños que Martínez Torres tenía para el lugar se mezclan con la historia de quien reveló al mundo este tesoro chihuahuense.

Visitar 'El Hundido' es una experiencia que permite conectarse con la naturaleza y explorar uno de los fenómenos geológicos más impresionantes de la región. A pesar de las dificultades para llegar, vale la pena descubrir este tesoro escondido entre los estados de Chihuahua, Coahuila y Durango.


Policiaca

Hay nuevas pistas de la lagunera Sugey; su madre recorre Culiacán

“No descansaré hasta dar contigo. Te amo”: Alma Hernández