/ jueves 30 de noviembre de 2023

Depresión navideña y otros problemas de salud mental en diciembre

Factores como la soledad y la ausencia familiar son identificados en estudios canadienses como estresantes comunes durante las festividades

El periodo navideño, con su atmósfera de reuniones familiares y reflexión, puede ser motivo de calidez y gratitud para muchos. Sin embargo, para algunos, la presión de cumplir con expectativas elevadas puede desencadenar tensiones, ansiedad y estrés.

La Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés) destaca que las festividades pueden generar estrés en ciertas personas, especialmente cuando se enfrentan a tensiones familiares, soledad, añoranzas, pérdidas o problemas económicos preexistentes.

El mes de diciembre, según el especialista del Úneme-Capa, experimenta un aumento del 30% en trastornos como depresión y ansiedad, agravado por el consumo de alcohol y sustancias nocivas.

Factores como la soledad (40%) y la ausencia familiar (38%) son identificados en estudios canadienses como estresantes comunes durante las festividades. La presión social, exaltada por mensajes publicitarios y campañas, contribuye a la percepción de que todos deben experimentar felicidad y armonía familiar, intensificando la melancolía navideña.

¿Navidad causa depresión y suicidios?

Contrario a la creencia popular, no existe una correlación significativa entre la depresión, el suicidio y las celebraciones navideñas. Estudios indican que las tasas de depresión y suicidio disminuyen durante los meses festivos, elevándose en primavera. Se ha observado un efecto rebote posterior a las festividades, donde las personas vulnerables experimentan descompensación.

La "depresión navideña", aunque no reconocida oficialmente, se describe como un estado temporal de tristeza y melancolía al finalizar el año. Si persiste más de dos semanas y se asocia con síntomas como pérdida de interés en actividades placenteras, podría evolucionar hacia un Trastorno Afectivo Estacional (TAE).

El TAE, vinculado a la falta de luz solar en invierno, afecta la producción de serotonina y melatonina, neurotransmisores clave en la regulación del ánimo y el sueño. Este fenómeno, más que asociarse directamente a la Navidad, podría relacionarse con la estación invernal.

Ante síntomas persistentes, es crucial buscar el apoyo de profesionales de la salud mental para abordar los desafíos emocionales, recordando que la comprensión y el cuidado son esenciales en estas temporadas cargadas de emociones encontradas.

El periodo navideño, con su atmósfera de reuniones familiares y reflexión, puede ser motivo de calidez y gratitud para muchos. Sin embargo, para algunos, la presión de cumplir con expectativas elevadas puede desencadenar tensiones, ansiedad y estrés.

La Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés) destaca que las festividades pueden generar estrés en ciertas personas, especialmente cuando se enfrentan a tensiones familiares, soledad, añoranzas, pérdidas o problemas económicos preexistentes.

El mes de diciembre, según el especialista del Úneme-Capa, experimenta un aumento del 30% en trastornos como depresión y ansiedad, agravado por el consumo de alcohol y sustancias nocivas.

Factores como la soledad (40%) y la ausencia familiar (38%) son identificados en estudios canadienses como estresantes comunes durante las festividades. La presión social, exaltada por mensajes publicitarios y campañas, contribuye a la percepción de que todos deben experimentar felicidad y armonía familiar, intensificando la melancolía navideña.

¿Navidad causa depresión y suicidios?

Contrario a la creencia popular, no existe una correlación significativa entre la depresión, el suicidio y las celebraciones navideñas. Estudios indican que las tasas de depresión y suicidio disminuyen durante los meses festivos, elevándose en primavera. Se ha observado un efecto rebote posterior a las festividades, donde las personas vulnerables experimentan descompensación.

La "depresión navideña", aunque no reconocida oficialmente, se describe como un estado temporal de tristeza y melancolía al finalizar el año. Si persiste más de dos semanas y se asocia con síntomas como pérdida de interés en actividades placenteras, podría evolucionar hacia un Trastorno Afectivo Estacional (TAE).

El TAE, vinculado a la falta de luz solar en invierno, afecta la producción de serotonina y melatonina, neurotransmisores clave en la regulación del ánimo y el sueño. Este fenómeno, más que asociarse directamente a la Navidad, podría relacionarse con la estación invernal.

Ante síntomas persistentes, es crucial buscar el apoyo de profesionales de la salud mental para abordar los desafíos emocionales, recordando que la comprensión y el cuidado son esenciales en estas temporadas cargadas de emociones encontradas.

Local

En seguridad, Coahuila está en la gloria, destaca Manolo Jiménez

Voluntad política de autoridades municipales, fundamental a favor de los buenos resultados en este rubro

Doble Vía

Mujeres coahuilenses crean podcast “Voces de los Desaparecidos”

Ana y Liliana se conocieron buscando a su padre y hermano, ahora ayudan a más gente

Doble Vía

Ofrecen proceso terapéutico para Claudio, lagunero que pesa más de 300 kilos

Realizan primera entrevista clínica y el tratamiento será gratuito

Torreón

Educación, uno de los principales ejes de acción social de Peñoles

Taller matemáticas para alumnos de cuarto, quinto y sexto de primaria, en el Museo de los Metales

Gómez Palacio

Comercios gomezpalatinos se unen a los Comités de Seguridad Ciudadana

Buscan fortalecer la seguridad tanto de sus clientes como de los ciudadanos

Deportes

¿Por dónde ver el JUEGO 1 de Unión Laguna Vs Toros de Tijuana? Canales y horario

¿A qué hora y por dónde ver el partido entre Unión Laguna y Toros de Tijuana? En El Sol de La Laguna te contamos