/ jueves 17 de agosto de 2023

El mercado Francisco I. Madero, un lugar olvidado por los laguneros

El Mercado fue fundado con la ambición de satisfacer las necesidades locales

En la tranquila colonia Segundo de Cobián de Torreón, el Mercado Francisco I. Madero descansa como un testigo silencioso de décadas de vida y transformación. Desde su inauguración en 1954, este mercado ha sido más que un centro de abastos, siendo el epicentro de la vida comercial en la zona oriente de la ciudad. Fundado con la ambición de satisfacer las necesidades locales y crear un núcleo económico en constante evolución, el Madero ha enfrentado altibajos históricos, desafíos modernos y ha logrado mantenerse como un símbolo de comunidad y perseverancia.

La semilla que dio origen al Madero fue plantada por emprendedores deseosos de brindar a la comunidad un espacio de abastecimiento cercano. Los primeros años del mercado se vieron marcados por la novedad, atrayendo a los habitantes de Torreón en busca de una amplia variedad de productos y servicios. Sin embargo, el avance de la ciudad hacia el oriente, la competencia comercial y los cambios en las dinámicas de consumo trajeron desafíos significativos para el Madero.

Uno de los golpes más duros en su historia fue la apertura de áreas de venta al menudeo en el Mercado de Abastos, lo que disminuyó la clientela y los ingresos de los comerciantes del Madero. A pesar de estos obstáculos, los locatarios han perseverado, demostrando una verdadera hermandad y apoyo mutuo. A lo largo de los años, el mercado ha sido hogar para diversas generaciones de comerciantes, algunos de ellos hijos de los fundadores originales, manteniendo la tradición y la esencia de la comunidad.

En la era contemporánea, desafíos como la inseguridad y el cierre de maquiladoras cercanas han continuado impactando las operaciones comerciales. A pesar de ello, la pandemia de COVID-19 sorprendentemente ha brindado un respiro al mercado, evitando que las actividades y las ventas se agoten por las restricciones del confinamiento. Sin embargo, la comunidad del Madero sigue luchando por incrementar el flujo de clientes y revitalizar el mercado. Entre las gestiones realizadas se encuentra la posibilidad de instalar una terminal de camiones cercana, reactivar el antiguo hospital general o incluso establecer una escuela de enfermería en la zona.

El Mercado Francisco I. Madero es un reflejo de la historia y la evolución de Torreón. Desde sus modestos inicios hasta los desafíos modernos, ha demostrado la resiliencia de su comunidad de locatarios. Como un faro de tradición en medio de un mundo en constante cambio, el mercado se mantiene como un recordatorio tangible del poder de la perseverancia y la solidaridad en la construcción de un legado duradero.

En la tranquila colonia Segundo de Cobián de Torreón, el Mercado Francisco I. Madero descansa como un testigo silencioso de décadas de vida y transformación. Desde su inauguración en 1954, este mercado ha sido más que un centro de abastos, siendo el epicentro de la vida comercial en la zona oriente de la ciudad. Fundado con la ambición de satisfacer las necesidades locales y crear un núcleo económico en constante evolución, el Madero ha enfrentado altibajos históricos, desafíos modernos y ha logrado mantenerse como un símbolo de comunidad y perseverancia.

La semilla que dio origen al Madero fue plantada por emprendedores deseosos de brindar a la comunidad un espacio de abastecimiento cercano. Los primeros años del mercado se vieron marcados por la novedad, atrayendo a los habitantes de Torreón en busca de una amplia variedad de productos y servicios. Sin embargo, el avance de la ciudad hacia el oriente, la competencia comercial y los cambios en las dinámicas de consumo trajeron desafíos significativos para el Madero.

Uno de los golpes más duros en su historia fue la apertura de áreas de venta al menudeo en el Mercado de Abastos, lo que disminuyó la clientela y los ingresos de los comerciantes del Madero. A pesar de estos obstáculos, los locatarios han perseverado, demostrando una verdadera hermandad y apoyo mutuo. A lo largo de los años, el mercado ha sido hogar para diversas generaciones de comerciantes, algunos de ellos hijos de los fundadores originales, manteniendo la tradición y la esencia de la comunidad.

En la era contemporánea, desafíos como la inseguridad y el cierre de maquiladoras cercanas han continuado impactando las operaciones comerciales. A pesar de ello, la pandemia de COVID-19 sorprendentemente ha brindado un respiro al mercado, evitando que las actividades y las ventas se agoten por las restricciones del confinamiento. Sin embargo, la comunidad del Madero sigue luchando por incrementar el flujo de clientes y revitalizar el mercado. Entre las gestiones realizadas se encuentra la posibilidad de instalar una terminal de camiones cercana, reactivar el antiguo hospital general o incluso establecer una escuela de enfermería en la zona.

El Mercado Francisco I. Madero es un reflejo de la historia y la evolución de Torreón. Desde sus modestos inicios hasta los desafíos modernos, ha demostrado la resiliencia de su comunidad de locatarios. Como un faro de tradición en medio de un mundo en constante cambio, el mercado se mantiene como un recordatorio tangible del poder de la perseverancia y la solidaridad en la construcción de un legado duradero.

Policiaca

Reportan muerte de mujer en La Dalia de Torreón

Autoridades resguardan la “escena del crimen”

Local

Cerramos con letras de oro los 100 años de “La Narro”: Manolo

Acude a sesión solemne del Congreso donde se inscribieron con letras doradas en el muro de honor el nombre de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro

Futbol

Resucita Santos de la mano de su goleador

Los Guerreros hilvanan su segundo triunfo y cortan racha de Gallos Blancos

Policiaca

Google capta “Huachicoleo” en Gómez Palacio (FOTOS)

Se logra observar como llenan el tanque de un tráiler con varios bidones

Gossip

Carlos Rivera festejará a las mamás de Torreón

Presentará su Tour a Todas Partes en la Plaza Mayor el 10 de mayo

Policiaca

Niño sube a azotea y amenaza con lanzarse en Torreón

Tiene tan solo 10 años y sufre problemas psicológicos