/ viernes 20 de octubre de 2023

Se cumplen 64 años de que atraparon al Capitán Fantasma en Torreón, luego se les escapó

Hay innumerables leyendas entorno a este personaje

La historia del conocido y astuto ladrón Santiago Reyes Quezada, apodado "El Capitán Fantasma," se ha convertido en una leyenda inmortalizada en corridos y películas. Su fama alcanzó su punto culminante en la década de 1950, cuando logró un legendario escape de un penal en Tamaulipas y, poco después, dejó su huella en la ciudad de Torreón.

Corría el 18 de julio de 1959 cuando Santiago Reyes Quezada, el Capitán Fantasma, irrumpió en la ciudad de Torreón con la intención de asaltar la Farmacia Luisiana, situada en la intersección de la calle Jiménez y la avenida Matamoros, en lo que en aquel entonces eran los límites de la ciudad. Su audaz acto no pasó desapercibido y alertó a las autoridades locales.

Farmacia Luisiana ubicada en Jiménez y Matamoros en 1959 | Cortesía

Lo que siguió a este atrevido robo es parte de la leyenda que rodea al Capitán Fantasma. Según los relatos, se desató una gran persecución, que culminó con el arresto del famoso ladrón. Sin embargo, su captura no se logró sin dificultades. Para arrestarlo, las autoridades tuvieron que herirlo en ambas piernas con armas de fuego. Con el Capitán Fantasma detenido, la Policía de Torreón se enorgulleció de haber capturado a uno de los más hábiles "escapistas" de cárceles en México.

Días después de su arresto, el Capitán Fantasma comenzó a demostrar su astucia de nuevo. En un intento de demostrar la eficacia de la policía local, las autoridades decidieron mantenerlo en las celdas de la cárcel de Torreón. Sin embargo, el famoso ladrón dejó de comer y cayó gravemente enfermo. La gravedad de su estado de salud requirió atención médica más allá de lo que la cárcel podía proporcionar, por lo que lo trasladaron al Hospital Civil de Torreón.

En el hospital, donde recibió tratamiento por una infección grave y desnutrición debido a su negativa a comer, el Capitán logró lo impensable: escapar, a pesar de estar bajo custodia y esposado a su cama. Las historias cuentan que más de cinco elementos de seguridad lo custodiaban, pero eso no impidió que burlara a sus guardianes.

Desde aquella tarde de agosto, la historia de Santiago Reyes Quezada, el Capitán Fantasma, se convirtió en una leyenda que ha perdurado a lo largo de los años. Su audaz fuga dejó en claro que este escurridizo ladrón fue más astuto que las autoridades locales y logró escapar de su alcance, desafiando todas las expectativas.

La historia del conocido y astuto ladrón Santiago Reyes Quezada, apodado "El Capitán Fantasma," se ha convertido en una leyenda inmortalizada en corridos y películas. Su fama alcanzó su punto culminante en la década de 1950, cuando logró un legendario escape de un penal en Tamaulipas y, poco después, dejó su huella en la ciudad de Torreón.

Corría el 18 de julio de 1959 cuando Santiago Reyes Quezada, el Capitán Fantasma, irrumpió en la ciudad de Torreón con la intención de asaltar la Farmacia Luisiana, situada en la intersección de la calle Jiménez y la avenida Matamoros, en lo que en aquel entonces eran los límites de la ciudad. Su audaz acto no pasó desapercibido y alertó a las autoridades locales.

Farmacia Luisiana ubicada en Jiménez y Matamoros en 1959 | Cortesía

Lo que siguió a este atrevido robo es parte de la leyenda que rodea al Capitán Fantasma. Según los relatos, se desató una gran persecución, que culminó con el arresto del famoso ladrón. Sin embargo, su captura no se logró sin dificultades. Para arrestarlo, las autoridades tuvieron que herirlo en ambas piernas con armas de fuego. Con el Capitán Fantasma detenido, la Policía de Torreón se enorgulleció de haber capturado a uno de los más hábiles "escapistas" de cárceles en México.

Días después de su arresto, el Capitán Fantasma comenzó a demostrar su astucia de nuevo. En un intento de demostrar la eficacia de la policía local, las autoridades decidieron mantenerlo en las celdas de la cárcel de Torreón. Sin embargo, el famoso ladrón dejó de comer y cayó gravemente enfermo. La gravedad de su estado de salud requirió atención médica más allá de lo que la cárcel podía proporcionar, por lo que lo trasladaron al Hospital Civil de Torreón.

En el hospital, donde recibió tratamiento por una infección grave y desnutrición debido a su negativa a comer, el Capitán logró lo impensable: escapar, a pesar de estar bajo custodia y esposado a su cama. Las historias cuentan que más de cinco elementos de seguridad lo custodiaban, pero eso no impidió que burlara a sus guardianes.

Desde aquella tarde de agosto, la historia de Santiago Reyes Quezada, el Capitán Fantasma, se convirtió en una leyenda que ha perdurado a lo largo de los años. Su audaz fuga dejó en claro que este escurridizo ladrón fue más astuto que las autoridades locales y logró escapar de su alcance, desafiando todas las expectativas.

Torreón

Más de 10 mil se suman a Marcha por el Orgullo LGTB

Masivo y colorido evento se concentró a un costado de la Plaza Mayor

Local

Recibe Coahuila beneficios con las lluvias de la tormenta tropical “Alberto”

Se observó un aumento en los niveles de agua en las diferentes presas del estado, así como la recarga de los acuíferos

Torreón

¿Qué habrá en el Paseo Colón? Actividades, shows y ventas

Habrá además música de mariachi y exposiciones de arte

Torreón

Sale Raymundo Rodríguez de la gerencia técnica del SIMAS Torreón

Trabajó para el organismo público durante 35 años, en dos períodos

Doble Vía

La pesca escasea en la presa ‘Las Tórtolas’: a menor cantidad de agua , menor producción

Bajo nivel de agua influye en la producción de peces y afluencia de visitantes