/ lunes 25 de octubre de 2021

Confinamiento recrudeció violencia contra la mujer

Tras la llamada reactivación económica, las laguneras enfrentan el dilema de trabajar o atender a sus hijos y el hogar

Para Nayeli Sarahí, el encierro que trajo la pandemia le representó un mayor grado de violencia por parte de su pareja, quien prácticamente la mantuvo cautiva, agrediéndola física y psicológicamente, prohibiéndole posteriormente salir a buscar un empleo, el cual consideraba necesario para mejorar su situación económica.

Sarahí compartió que fueron casi ocho años los que vivió con su esposo y papá de sus dos hijos, una persona que le doblaba la edad, atribuyendo ella, esa diferencia en años, como uno de los motivos por el que sentía inseguridades y celos, tomándose el derecho de prohibirle situaciones, como el querer estudiar o empezar a trabajar.

“Desde que yo lo conocí, era totalmente distinto, hasta que llegó lo de la pandemia, creo yo que tanto vernos seguido y todo eso, pues fue aumentando poco a poco, hasta llegar al grado de que él me tenía encerrada, golpe tras golpe, por eso también decidí que mis papás se hicieran cargo de mis hijos, para que no estuvieran viendo todo eso”.

Al pasar la parte más fuerte de la pandemia, Nayeli Sarahí intentó conseguir un trabajo y fue cuando se complicó la situación.

“Sí, así fue, al principio eran muchos problemas porque no me dejaba independizarme, poco después fue aumentando su agresión contra mí y todo lo que me prohibía, con la pandemia prácticamente ya no me dejó ni salir, ni siquiera afuera de la casa”, relató.

Afortunadamente, Nayeli Sarahí tuvo la oportunidad de escapar de su pareja, al darse cuenta uno de sus familiares que la tenía encerrada, dando aviso a la autoridad policiaca, aprovechando ella que su agresor escapó del domicilio para no ser detenido y salir finalmente de ahí.

A las mujeres que están pasando por una situación similar de agresión “les aconsejaría que busquen ayuda, yo en muchos momentos decía ‘ya no puedo sola, qué hago’, de hecho, decía ‘ya mejor que así quede, que me dé él mi final ‘, pero no, que mejor busquen ayuda y traten de salir adelante solas, sin la ayuda de ningún hombre, ser independientes, no estar aguantando golpes solo por un plato de comida”.

Para Nayeli Sarahí, la pandemia le representó un mayor grado de violencia por parte de su pareja. / Foto: Nayeli Solorio | El Sol de La Laguna

MUJERES SUFREN MÁS VIOLENCIA LABORAL TRAS DESCONFINAMIENTO

Otro tipo de violencia que ha afectado a las mujeres en este desconfinamiento, además del físico como el que vivió Nayeli Sarahí, es la laboral, de la cual, Magda Elizabeth dijo haber padecido en diversas ocasiones.

“En el trabajo sí la he sufrido, a veces batallaba porque no había quién cuidara a mi hijo y tenía que pedir permiso medio tiempo para estar con él, sí batallaba para que me dieran ese permiso. A veces influyen también los compañeros, les meten a los encargados o supervisores que no deben darnos ningún permiso, que somos como cualquier empleado, pero somos mamás y debe haber más flexibilidad”.

La violencia sigue afectando específicamente a algunas mujeres. / Foto: Nayeli Solorio | El Sol de La Laguna

MUJERES PADECEN FALTAN OPORTUNIDADES LABORALES

Para miles de mujeres, la etapa del desconfinamiento que empezó a darse durante el primer semestre de este 2021, ha sido mucho más complicada de lo que habrían imaginado, enfrentando, por principio de cuentas, el dilema de con quién dejar a cargo los hijos, al no reactivarse todavía al 100 por ciento el regreso total a clases de manera presencial.

También están las dificultades de encontrar un empleo que se acomode a sus circunstancias, en cuanto a horario, distancia y sobre todo, que sea bien remunerado.

A más de un año y medio después del inicio de la pandemia, el mundo laboral para las madres trabajadoras se ha vuelto bastante difícil, sin embargo y a pesar de todo, se las tienen que “arreglar” como puedan, para poder llevar el sustento a sus hogares.

Según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), de los 12 millones de empleos perdidos al inicio de la crisis sanitaria, siete eran de hombres y cinco de mujeres. Aunque actualmente, se ha recuperado gracias a la reapertura gradual de la economía, el ritmo no ha sido igual para todos.

Lee también: En La Laguna de Durango 2 mil mujeres perdieron su empleo

TAREAS DE LAS MUJERES SE MULTIPLICARON TRAS DESCONFINAMIENTO

Para opinar de los serios problemas que están enfrentando las mujeres con el desconfinamiento, Alejandra Ibarra Ponce, directora del Instituto Municipal de la Mujer de Lerdo, Durango, mencionó que las dificultades se dieron desde el encierro, al multiplicarse sus tareas.

“Hay muchas que les tocó trabajar en casa y también desde esa parte, vemos que hay una situación de estrés, al ser todavía más como que multifacéticas, el implementar o tener un horario de trabajo y combinarlo con la carga de la casa, de los hijos, incluso para mujeres que son amas de casa, se duplicó o triplicó el trabajo, por las tareas de los hijos, del hogar, la comida, entonces, sí fue mucha situación de descontrol”, precisó.

Como psicóloga, Alejandra explicó que otro tipo de afectación que enfrentaron las madres trabajadoras, fue el mental, en diversos sentidos: “sí fue un incremento en la violencia psicológica, hubo mucho estrés, mucha desestabilidad emocional, problemas de pareja, problemas económicos y todo esto vino a afectar la estabilidad de las mujeres”.

MUJERES ENFRENTAN SITUACIÓN CRÍTICA

Para Alejandra Ceniceros Cháirez, fundadora de Casa de Restauración “El Arca”, con sede en Gómez Palacio y más de 15 años sirviendo a la comunidad lagunera, a raíz de la pandemia, hay infinidad de mujeres que enfrentan una situación crítica.

“Ha sido más fuerte la problemática todavía en la pandemia, no hay escuelas (con clases presenciales 100%) para irse ellas un rato a trabajar, entonces, yo creo que sí están en una situación muy crítica, porque cuando estás en una situación de que, o les das de comer y sales a trabajar o te quedas en casa, y cómo suples las necesidades del hogar, es una labor muy ardua el tener niños chiquitos, que todavía no se pueden cuidar por sí solos y que no tengan a dónde acudir”, contó.

La entrevistada recalcó que desde antes de la pandemia ya no había guarderías, al recortarse el apoyo por parte del gobierno, afectándose terriblemente a las madres trabajadoras.

“Fuimos muy afectadas con esa decisión y ahora, dentro de la pandemia, pues lo doble, no sabemos cómo puedan ellas tener una oportunidad, un apoyo más accesible a esta necesidad, yo invito a los gobiernos a que haya esos programas realmente al alcance de la mano de los que más lo necesitan, que son las mujeres”.

AUMENTAN ENFERMEDADES MENTALES EN MUJERES

Durante el confinamiento por la pandemia, se incrementó el uso de medicamentos psiquiátricos para enfrentar el insomnio, ansiedad y depresión ocasionados por el agotamiento físico y mental por parte de las mujeres mexicanas, dio a conocer la Organización de las Naciones Unidas (ONU) al hacer público el estudio “Madres trabajadoras y COVID-19. Efectos de la pandemia en circunstancias de teletrabajo en México”, que elaboró el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El teletrabajo ocasionó serios problemas para ellas porque sus jornadas laborales se extendieron más horas, incluso hasta los fines de semana. Estos las orilló a acudir a servicios de atención y a terapia psicológica o psiquiátrica.

“Algunas también mencionaron servicios de apoyo psicosocial que les dieron en sus centros de trabajo; otras comentaron de la ingesta de ansiolíticos, pastillas para dormir, y antidepresivos para sobrellevar la situación”, resaltó el estudio.

También se precisó que “en lo físico, las mujeres reportan dolores en diversas partes del cuerpo, gastritis, migrañas, insomnio, subir o perder peso, u otros malestares”.

Mientras que en lo emocional, reportaron “haber experimentado estrés, miedo o preocupación a contagiarse, a perder el trabajo, a la muerte, tristeza, desesperación, coraje, soledad, ansiedad, culpa, y angustia”.

Entre las causas que explican el incremento de esta sintomatología, se encuentran que las mujeres son las principales cuidadoras y se sienten mayormente responsables del bienestar físico y socioemocional de su hogar, lo que implica altos costos para su propio equilibrio emocional: agotamiento, ansiedad, estrés y depresión, advirtió el estudio.

Para Nayeli Sarahí, el encierro que trajo la pandemia le representó un mayor grado de violencia por parte de su pareja, quien prácticamente la mantuvo cautiva, agrediéndola física y psicológicamente, prohibiéndole posteriormente salir a buscar un empleo, el cual consideraba necesario para mejorar su situación económica.

Sarahí compartió que fueron casi ocho años los que vivió con su esposo y papá de sus dos hijos, una persona que le doblaba la edad, atribuyendo ella, esa diferencia en años, como uno de los motivos por el que sentía inseguridades y celos, tomándose el derecho de prohibirle situaciones, como el querer estudiar o empezar a trabajar.

“Desde que yo lo conocí, era totalmente distinto, hasta que llegó lo de la pandemia, creo yo que tanto vernos seguido y todo eso, pues fue aumentando poco a poco, hasta llegar al grado de que él me tenía encerrada, golpe tras golpe, por eso también decidí que mis papás se hicieran cargo de mis hijos, para que no estuvieran viendo todo eso”.

Al pasar la parte más fuerte de la pandemia, Nayeli Sarahí intentó conseguir un trabajo y fue cuando se complicó la situación.

“Sí, así fue, al principio eran muchos problemas porque no me dejaba independizarme, poco después fue aumentando su agresión contra mí y todo lo que me prohibía, con la pandemia prácticamente ya no me dejó ni salir, ni siquiera afuera de la casa”, relató.

Afortunadamente, Nayeli Sarahí tuvo la oportunidad de escapar de su pareja, al darse cuenta uno de sus familiares que la tenía encerrada, dando aviso a la autoridad policiaca, aprovechando ella que su agresor escapó del domicilio para no ser detenido y salir finalmente de ahí.

A las mujeres que están pasando por una situación similar de agresión “les aconsejaría que busquen ayuda, yo en muchos momentos decía ‘ya no puedo sola, qué hago’, de hecho, decía ‘ya mejor que así quede, que me dé él mi final ‘, pero no, que mejor busquen ayuda y traten de salir adelante solas, sin la ayuda de ningún hombre, ser independientes, no estar aguantando golpes solo por un plato de comida”.

Para Nayeli Sarahí, la pandemia le representó un mayor grado de violencia por parte de su pareja. / Foto: Nayeli Solorio | El Sol de La Laguna

MUJERES SUFREN MÁS VIOLENCIA LABORAL TRAS DESCONFINAMIENTO

Otro tipo de violencia que ha afectado a las mujeres en este desconfinamiento, además del físico como el que vivió Nayeli Sarahí, es la laboral, de la cual, Magda Elizabeth dijo haber padecido en diversas ocasiones.

“En el trabajo sí la he sufrido, a veces batallaba porque no había quién cuidara a mi hijo y tenía que pedir permiso medio tiempo para estar con él, sí batallaba para que me dieran ese permiso. A veces influyen también los compañeros, les meten a los encargados o supervisores que no deben darnos ningún permiso, que somos como cualquier empleado, pero somos mamás y debe haber más flexibilidad”.

La violencia sigue afectando específicamente a algunas mujeres. / Foto: Nayeli Solorio | El Sol de La Laguna

MUJERES PADECEN FALTAN OPORTUNIDADES LABORALES

Para miles de mujeres, la etapa del desconfinamiento que empezó a darse durante el primer semestre de este 2021, ha sido mucho más complicada de lo que habrían imaginado, enfrentando, por principio de cuentas, el dilema de con quién dejar a cargo los hijos, al no reactivarse todavía al 100 por ciento el regreso total a clases de manera presencial.

También están las dificultades de encontrar un empleo que se acomode a sus circunstancias, en cuanto a horario, distancia y sobre todo, que sea bien remunerado.

A más de un año y medio después del inicio de la pandemia, el mundo laboral para las madres trabajadoras se ha vuelto bastante difícil, sin embargo y a pesar de todo, se las tienen que “arreglar” como puedan, para poder llevar el sustento a sus hogares.

Según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), de los 12 millones de empleos perdidos al inicio de la crisis sanitaria, siete eran de hombres y cinco de mujeres. Aunque actualmente, se ha recuperado gracias a la reapertura gradual de la economía, el ritmo no ha sido igual para todos.

Lee también: En La Laguna de Durango 2 mil mujeres perdieron su empleo

TAREAS DE LAS MUJERES SE MULTIPLICARON TRAS DESCONFINAMIENTO

Para opinar de los serios problemas que están enfrentando las mujeres con el desconfinamiento, Alejandra Ibarra Ponce, directora del Instituto Municipal de la Mujer de Lerdo, Durango, mencionó que las dificultades se dieron desde el encierro, al multiplicarse sus tareas.

“Hay muchas que les tocó trabajar en casa y también desde esa parte, vemos que hay una situación de estrés, al ser todavía más como que multifacéticas, el implementar o tener un horario de trabajo y combinarlo con la carga de la casa, de los hijos, incluso para mujeres que son amas de casa, se duplicó o triplicó el trabajo, por las tareas de los hijos, del hogar, la comida, entonces, sí fue mucha situación de descontrol”, precisó.

Como psicóloga, Alejandra explicó que otro tipo de afectación que enfrentaron las madres trabajadoras, fue el mental, en diversos sentidos: “sí fue un incremento en la violencia psicológica, hubo mucho estrés, mucha desestabilidad emocional, problemas de pareja, problemas económicos y todo esto vino a afectar la estabilidad de las mujeres”.

MUJERES ENFRENTAN SITUACIÓN CRÍTICA

Para Alejandra Ceniceros Cháirez, fundadora de Casa de Restauración “El Arca”, con sede en Gómez Palacio y más de 15 años sirviendo a la comunidad lagunera, a raíz de la pandemia, hay infinidad de mujeres que enfrentan una situación crítica.

“Ha sido más fuerte la problemática todavía en la pandemia, no hay escuelas (con clases presenciales 100%) para irse ellas un rato a trabajar, entonces, yo creo que sí están en una situación muy crítica, porque cuando estás en una situación de que, o les das de comer y sales a trabajar o te quedas en casa, y cómo suples las necesidades del hogar, es una labor muy ardua el tener niños chiquitos, que todavía no se pueden cuidar por sí solos y que no tengan a dónde acudir”, contó.

La entrevistada recalcó que desde antes de la pandemia ya no había guarderías, al recortarse el apoyo por parte del gobierno, afectándose terriblemente a las madres trabajadoras.

“Fuimos muy afectadas con esa decisión y ahora, dentro de la pandemia, pues lo doble, no sabemos cómo puedan ellas tener una oportunidad, un apoyo más accesible a esta necesidad, yo invito a los gobiernos a que haya esos programas realmente al alcance de la mano de los que más lo necesitan, que son las mujeres”.

AUMENTAN ENFERMEDADES MENTALES EN MUJERES

Durante el confinamiento por la pandemia, se incrementó el uso de medicamentos psiquiátricos para enfrentar el insomnio, ansiedad y depresión ocasionados por el agotamiento físico y mental por parte de las mujeres mexicanas, dio a conocer la Organización de las Naciones Unidas (ONU) al hacer público el estudio “Madres trabajadoras y COVID-19. Efectos de la pandemia en circunstancias de teletrabajo en México”, que elaboró el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El teletrabajo ocasionó serios problemas para ellas porque sus jornadas laborales se extendieron más horas, incluso hasta los fines de semana. Estos las orilló a acudir a servicios de atención y a terapia psicológica o psiquiátrica.

“Algunas también mencionaron servicios de apoyo psicosocial que les dieron en sus centros de trabajo; otras comentaron de la ingesta de ansiolíticos, pastillas para dormir, y antidepresivos para sobrellevar la situación”, resaltó el estudio.

También se precisó que “en lo físico, las mujeres reportan dolores en diversas partes del cuerpo, gastritis, migrañas, insomnio, subir o perder peso, u otros malestares”.

Mientras que en lo emocional, reportaron “haber experimentado estrés, miedo o preocupación a contagiarse, a perder el trabajo, a la muerte, tristeza, desesperación, coraje, soledad, ansiedad, culpa, y angustia”.

Entre las causas que explican el incremento de esta sintomatología, se encuentran que las mujeres son las principales cuidadoras y se sienten mayormente responsables del bienestar físico y socioemocional de su hogar, lo que implica altos costos para su propio equilibrio emocional: agotamiento, ansiedad, estrés y depresión, advirtió el estudio.

Local

El proyecto de Agua Saludable para la Laguna se concretará: AMLO

El Presidente de México supervisó la obra que se ubica en el ejido San Jacinto de este municipio de Lerdo

Local

En Coahuila se prepara la mejor mano de obra: Miguel Riquelme

El Conalep trabaja con 72 empresas en la aplicación del Modelo de Educación Dual, destaca el gobernador Miguel Riquelme

Sociedad

CNDH se olvida de la pobreza franciscana: compra autos último modelo

Realiza compras de impresoras, escáneres, sillones y otros muebles con elevado sobreprecio

Sociedad

Votan contra la unión igualitaria en Aguascalientes

Sólo asistieron 3 integrantes de la Comisión de Derechos Humanos al Congreso de Aguascalientes

Gossip

El museo de Cantinflas será del pueblo mexicano: Tita Marbez

Tras la misa comunitaria por el 111 aniversario del nacimiento del artista, su heredera anuncia el proyecto para el cual el gobierno local donará un terreno en la colonia Roma

Tecnología

Videojuegos, la nueva batalla de las criptomonedas

Defensores de la criptocultura creen que la blockchain permite a los gamers recuperar dinero que invierten al vender avatares

Tecnología

Alertan de uso malicioso en Airtag de Apple

Aprovechan herramienta para rastrear objetivos sin su conocimiento, alerta la compañía Metabase Q

Cultura

Noticia de un secuestro: crean la serie que a García Márquez le gustaría ver

Cristina Umaña encabeza la serie Noticia de un secuestro, basada en la obra de García Márquez